Lás, cera, láser … Cada vez más las mujeres del mundo occidental utilizan los más variados métodos para deshacerse de los pelos indeseables de la cara y del cuerpo: el bulto, la ingle y las piernas son totalmente depilados. Sin embargo, para algunas mujeres, por cuestiones culturales y religiosas, tenerlas en esas regiones no es sólo necesario, pero muchas veces es una cuestión decisiva hasta para las relaciones.
En estos casos el profesional puede realizar el trasplante a través de los pelos de la región del cuero cabelludo a otros lugares como cejas, axilas y genitales.
Las técnicas actuales permiten realizar este tipo de cirugía con facilidad y con resultados bastante satisfactorios, proporcionando mejor calidad de vida y evitando limitaciones.

 

Trasplante de pestañas

Normalmente este tipo de trasplante se realiza en pacientes que pasaron por cirugías reparadoras en la región periocular o en personas que sufrieron accidentes o quemaduras. También hay casos de pacientes con ausencia, enrofación intensa o hilos atrofiados (muy cortos).

A pesar de ser pequeños, las pestañas tienen gran importancia en la apariencia y realza la belleza de los ojos. No es casualidad que las mujeres hacen uso del rímel para destacar esta área. Sabía cómo funciona el trasplante:

Primera fase

El primer paso para el trasplante de pestañas es cosechar un segmento de cuero cabelludo de la región de la costilla o de la nuca para conseguir los hilos de pelo que se utilizar en el trasplante. El sitio es cerrado por una sutura y el pelo vecino se utiliza para cubrirla. La pequeña tira de cuero cabelludo removida se disecciona a través de microscopios esteroscópicos. Luego el equipo de enfermería separa los hilos, uno a uno, sin lastimarlos.

Segunda fase

Después de la anestesia local en el párpado, cada injerto con un hilo de pelo es implantado en el lugar donde existían las pestañas. Se colocan aproximadamente 20 a 30 hilos en cada párpado. Después de algunos días ese hilo trasplantado cae y, en dos meses, nace otro en su lugar. Debido a su característica de crecimiento continuo (en la cabeza) es necesario recortar con una tijera periódicamente.

No hay riesgos en este procedimiento. Lo que puede ocurrir es alguna falla por la ausencia de nacimiento de algún hilo.

El trasplante es una opción definitiva y segura en comparación con las pestañas pegadas o adheridas, aunque estos (artificiales) tienen una apariencia más natural. Las pestañas artificiales son desechables y prácticas, mientras que las pestañas trasplantadas son definitivas.

La recuperación es rápida. La persona puede volver a las actividades normales en 48 horas y después de siete días el aspecto es normal. Las pestañas cae después de 15 días y vuelven a nacer definitivamente en 2 meses.

La elección del método depende del estilo de vida de la persona, de las necesidades estéticas, de la practicidad o de la durabilidad de cada método, además del costo.

 

Trasplante de cejas

La evolución actual de las técnicas de trasplante de cabello también hizo posible la recuperación de los pelos de las cejas con resultados extremadamente satisfactorios.

La pérdida de los pelos de las cejas ocurre por varios motivos:

Pérdida definitiva del pelo por depilación continua con pinzas;
Alopecia areata (desnuda): pérdida temporal o definitiva de los pelos de origen autoinmune;
Cicatrices, quemaduras, accidentes y otros tipos de trauma en el lugar;
Tricotilomanía (manía involuntaria de arrancar los hilos);
Enfermedades sistémicas, infecciosas y tóxicas;
Tatuajes cosméticos (dermopigmentación)
La recuperación de las cejas trae gran satisfacción al paciente pues se trata de un importante adorno en la apariencia de la cara, tal vez incluso más que los propios cabellos.
El trasplante de cejas utiliza los cabellos más finos, cosechados de áreas en las que el pelo es permanente y en unidades foliculares de un hilo y seleccionados a través de microscopios esteroscópicos por hábiles asistentes.
La dirección de los hilos obedece a un diagrama para que se obtenga un buen resultado estético ya en la primera sesión.

Para los casos en que se desea aún más densidad, otras sesiones pueden ser programadas pero, normalmente con dos procedimientos, ya se consigue un resultado que agrada a la mayoría de las personas.

Un inconveniente que no invalida la indicación de esta cirugía es que los cabellos tienen que ser recortados periódicamente, a diferencia de los cabellos naturales que tienen un crecimiento limitado, pero que las mujeres también recorren o quitan.

La cirugía

El procedimiento se realiza bajo anestesia local y dura aproximadamente tres horas. Al final de la cirugía, el paciente puede regresar a su casa y al día siguiente y ejercer sus actividades normalmente. Lo que se ve en los días subsiguientes son algunos puntos oscuros (costras) del tamaño de la cabeza de un alfil en el área de la ceja. Estas costras (cascaras) puntiformes caen alrededor de 10 días. Los cabellos comienzan a nacer en 90 días. Una nueva cirugía puede ser programada seis meses después de la primera sesión.