La alopecia androgenética (calvicie femenina), definitivamente no es un privilegio de los hombres. Se llega a alcanzar hasta el 50% de las mujeres y generalmente se atribuye a otros factores. Hasta poco tiempo los tratamientos y diagnósticos eran equivocados pero hoy en día expertos pueden ayudar bastante.

Alrededor del 25% de las mujeres de 30 años de edad ya muestran signos de calvicie. Después de los 45 años, la rarefacción de los cabellos es más visible.

Al evaluar los casos de las mujeres que tienen una caída de cabello difusa, el 20% presenta calvicie. Entre los hombres estos porcentuales alcanzan cerca del 85% con la rarefacción de los cabellos.

La calvicie es causada por factores genéticos y hereditarios. Los receptores en las raíces del cabello se unen a las fracciones de las hormonas masculinas que circulan en el cuerpo. En las mujeres, la principal fuente de estas hormonas son los ovarios y la supra renal. La testosterona, a través de la enzima 5 alfa-reductasa, se convierte en dihidrotestosterona y se une al receptor del folículo piloso (raíz). La caracteristica de esta caída de cabello es la miniaturización de los hilos. Los cabellos afinan, pierden el color, y van reduciendo su longitud hasta convertirse en un velus. Los cabellos caen pequeños.